Plan alimenticio para bajar de peso

Enlace Patrocinado

Un plan alimenticio para bajar de peso implica que te mentalices en que te será conveniente adelgazar lentamente. Medio kilo a la semana es suficiente para que lo puedas llevar a largo plazo sin frustrarte si en una de esas semanas no logras ese descenso de peso, pues todo dependerá de la comida que ingerirte el día anterior. Si has comido algo muy salado seguramente tendrás retención de líquido, lo cual se reflejará en la báscula.
Por otro lado como ya lo debes saber es necesario que acompañes ese plan con ejercicio físico, al ir desarrollando la masa muscular sin necesidad de volverte un físicoculturista, también aumentarás de peso, lo cual no significa que engordarás sino que tus músculos pesarán más pero aún tendrás una buena silueta.
Por ello además de pesarte también es conveniente que midas tu contorno abdominal para comprobar que estás reduciendo las medidas y las talla de tu pantalón.
Puedes reducir calorías en la ingesta por ejemplo…

Si te agradan las salsas con mayonesa, si estás en un plan de dieta sabes que deberías evitar la mayonesa, pero ésta puede ser baja en grasa si la preparas con un yogur y a éste le agregas una cucharadita de mostaza.
Recuerda que necesitas acelerar el metabolismo. Solamente lo vas a conseguir si comes. Por ello NUNCA te saltees una comida.
En especial nunca dejes de desayunar.
Tal vez no te agrade comer verduras aunque sepas que son saludables y es el alimento que más te va a ayudar a bajar de peso. Inventa y crea distintas comidas con verduras saborizándolas con condimentos, hierbas aromáticas y especias, inclusive puedes rellenar las calabacitas con carne o pescado. Estarás comiendo verduras e incorporarás nutrientes importantes.
Acompaña todas tus comidas con una porción abundante de ensalada con hortalizas o legumbres.
Aprende trucos de cocina para reducir las calorías en las comidas. No resulta difícil elegir las versiones desnatadas de la leche y todos los derivados lácteos. A pesar de las indicaciones de las recetas de cocina redúcelas cuando se trata de agregado de azúcar. Ten en cuenta que la sal puede ser reemplazada por cualquier tipo de condimento, ya que las especias no agregan calorías a las comidas.
Antes de comenzar cualquier nuevo plan de alimentación no dejes de hacer una consulta con tu médico de cabecera.
Una vez que tu médico ya te ha dado el plan de dieta, aprende a hacer varias comidas en el día, cinco o seis con pequeñas porciones y aprende a comer despacio saboreando los alimentos. Masticándolas varias veces te ayuda a evitar la sensación de apetito.
Cuando prepares caldo casero de verduras, de carne o de pollo, consérvalo en la nevera y luego cuando lo consumas retira la capa superior que se ha formado de grasa.
Puedes comer pan blanco pero recuerda tostarlo. No se trata de que el pan blanco tostado te ayude a adelgazar por sí mismo, pero te ayudará a una mejor digestión. De hecho es más digerible.
Necesitas consumir alimentos que te aporten fibras, las cuales las vas a encontrar en las verduras y las frutas, pero estas últimas las debes consumir con su piel, ya que es en la piel donde se encuentran las fibras.
Incluye proteína a la dieta. Para ello incorpora las carnes y como proteína vegetal incorpora el tofu y la soja.
Después de la cena espera entre dos o tres horas antes de ir a dormir. Este es el período del proceso de digestión de los alimentos.
Sé constante con tu dieta, pero no te desanimes si uno de esos días sientes deseos de comer un alimento no permitido, pues no afectará plan alimenticio para bajar de peso.

Deje sus comentarios

*